¿Para qué se usan las cimentaciones en construcción?

Sin comentarios febrero 8, 2018

Las cimentaciones son las estructuras de los edificios que transmiten las cargas al terreno. Uno de los aspectos que influye en la cimentación es la profundidad del terreno, ya que no siempre se encuentra a la misma altura.
Su objetivo es el sustento de los edificios, garantizando su estabilidad y evitando daños en los materiales tanto estructurales como no estructurales. Por tanto, su función es garantizar la seguridad de las personas que vivan en esos edificios, de ahí la importancia de la estructura desde el inicio hasta el final de su montaje.

Los diferentes usos de las cimentaciones y sus beneficios

Existen diferentes cimientos, que dependen de cada edificación. Por un lado, los cimientos superficiales descansan en las capas superficiales y tienen la capacidad de soportar la carga recibida de la construcción a través de la ampliación de base. El material más empleado en este tipo de construcción es la piedra, pero debe ser resistente, maciza y sin poros.
El cimiento ciclópeo, por su parte, se usa en aquellos terrenos cohesivos en los que la zanja pueda realizarse con parámetros verticales y sin que la tierra se desprenda. Igualmente, los cimientos de concreto armado se usan en todos los terrenos, pues tienen la ventaja de calcular las secciones relativamente pequeñas en comparación con las que se obtienen en los cimientos de piedra.
Finalmente, los cimientos corridos son unas clases de hormigón armado que se desarrollan según lo profundo y lo ancho que sea el suelo con el que se esté tratando. Su aspecto positivo es que tienen la capacidad de transmitir cargas de manera adecuada en proporción a las disposiciones de muros portantes.
Así, la importancia de las cimentaciones es muy alta a la hora de levantar los edificios, y en Estructuras de Hormigón Rubio & Navarro, como referentes del sector en la provincia de Toledo y Madrid, lo saben muy bien.


Sin comentarios